CEFTRIAXONA MK

Polvo para inyección

(CEFTRIAXONA)

Injectable cephalosporins (J1D2)

MK.jpg
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ALTERACIONES DE PRUEBAS DE LABORATORIO
CONTRAINDICACIONES
DESCRIPCIÓN
EFECTOS ADVERSOS
INDICACIONES
PRECAUCIONES
PRESENTACIÓN
PROPIEDADES
PROPIEDADES FARMACÉUTICAS
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIFICACIÓN Y ADMINISTRACIÓN: CEFTRIAXONA MK® puede ser administrado por vía intravenosa o intramuscular.

No utilizar diluyentes que contengan calcio, como las soluciones de Ringer o Hartmann, para reconstituir viales de CEFTRIAXONA MK® o para diluir más un vial reconstituido para administración IV, ya que pueden formarse precipitados. La precipitación ceftriaxona-calcio también puede producirse al mezclar CEFTRIAXONA MK® con soluciones que contienen calcio en la misma vía de administración IV. CEFTRIAXONA MK® no debe administrarse simultáneamente con soluciones IV que contienen calcio, incluyendo infusiones continuas que contengan calcio, como nutrición parenteral mediante una conexión en Y. No obstante, en pacientes que no sean neonatos, pueden administrarse CEFTRIAXONA MK® y soluciones que contienen calcio de manera secuencial si entre infusiones se lava en profundidad la vía con un fluido compatible (ver Advertencias).

No se ha reportado interacción entre ceftriaxona y productos que contienen calcio o interacción entre ceftriaxona intramuscular y productos que contienen calcio (IV u oral).

Neonatos: Los neonatos con hiperbilirrubinemia, especialmente si son prematuros, no deben ser tratados con CEFTRIAXONA MK® (ver Contraindicaciones). CEFTRIAXONA MK® está contraindicado en neonatos que requieren (o se espera que requieran) tratamiento con soluciones IV que contienen calcio, incluyendo infusiones continuadas que contienen calcio, como la nutrición parenteral, dado el riesgo de precipitación ceftriaxona-calcio (ver Contraindicaciones).

Pacientes pediátricos: Para el tratamiento de infecciones cutáneas y de estructuras cutáneas, la dosis diaria total recomendada es de 50 a 75 mg/kg administrados una vez al día (o en dosis divididas igualmente, dos veces al día. La dosis diaria total no debe superar los 2 gramos.

Para el tratamiento de la otitis media bacteriana aguda, se recomienda una única dosis intramuscular de 50 mg/kg (sin exceder 1 gramo) (ver Indicaciones y uso).

Para el tratamiento de infecciones misceláneas graves que no sean meningitis, la dosis diaria total es de 50 a 75 mg/kg, administrada en dosis divididas cada 12 horas. La dosis diaria total no debe superar los 2 gramos.

En el tratamiento de la meningitis, se recomienda que la dosis terapéutica inicial sea de 100 mg/kg (sin exceder los 4 gramos). Posteriormente, se recomienda una dosis total de 100 mg/kg/día (sin superar los 4 gramos diarios). La dosis diaria puede administrarse una vez al día (o en dos dosis iguales cada 12 horas). La duración habitual del tratamiento es de 7 a 14 días.

Adultos: La dosis diaria habitual en adultos es de 1 a 2 gramos administrados una vez al día (o dividida en dosis iguales, dos veces al día), dependiendo del tipo y la gravedad de la infección. La dosis diaria total no debe superar los 4 gramos.

Si se sospecha de Chlamydia trachomatis como patógeno, debe añadirse la adecuada cobertura anti clamidia, ya que ceftriaxona sódica no tiene actividad frente a este organismo.

En el tratamiento de infecciones gonocócicas no complicadas, se recomienda una dosis única intramuscular de 250 mg.

En el uso preoperatorio (profilaxis quirúrgica), se recomienda una dosis única de 1 gramo administrada intravenosamente 1/2 a 2 horas antes de la cirugía.

Generalmente, el tratamiento con CEFTRIAXONA MK® debe continuar durante al menos 2 días tras la desaparición de los signos y síntomas de la infección. La duración habitual del tratamiento es de 4 a 14 días; en infecciones complicadas puede ser necesario un tratamiento más largo.

Si se tratan infecciones causadas por Streptococcus pyogenes, el tratamiento debe continuar durante al menos 10 días.

No es necesario ajustar la dosis en pacientes con alteración de la función renal o hepática.

INSTRUCCIONES DE USO:

Administración intramuscular: Reconstituir el polvo de CEFTRIAXONA MK® con el diluyente solución de lidocaína al 1%.

Inyectar el diluyente en el vial, agitar bien hasta formar una solución. Retirar todo el contenido del vial utilizando una jeringa, para igualar la dosis total indicada en la etiqueta.

Como sucede con todas las preparaciones intramusculares, debe inyectarse CEFTRIAXONA MK® bien profundamente en el cuerpo de un músculo relativamente grande; la aspiración ayuda a evitar la inyección no intencional en un vaso sanguíneo. La solución de lidocaína nunca debe ser administrada por vía intravenosa. Por lo tanto, CEFTRIAXONA MK® IM no debe ser usado por vía intravenosa.

Administración intravenosa: CEFTRIAXONA MK® debe administrarse intravenosamente en infusión durante un periodo de 30 minutos. Se recomiendan concentraciones entre 10 y 40 mg/mL; no obstante, si se desea pueden utilizarse concentraciones menores. Disolver el contenido del frasco en 10 mL de agua estéril para inyección.

Tras la reconstitución, cada mL de solución contiene aproximadamente 100 mg equivalentes de ceftriaxona. Retirar todo el contenido y diluir hasta la concentración deseada con el diluyente IV adecuado.




ESTUDIOS CLÍNICOS:

Ensayos clínicos en pacientes pediátricos con otitis media bacteriana aguda: En dos ensayos clínicos adecuados y bien controlados de EEUU, se comparó una única dosis IM de ceftriaxona con un ciclo de 10 días de antibiótico oral en pacientes pediátricos con edades comprendidas entre 3 meses y 6 años. Las tasas de curación clínica y el resultado estadístico se muestran en la siguiente Tabla:

Eficacia clínica en la población evaluable

Día del estudio

Ceftriaxona
Dosis única

Comparador-10 días tratamiento oral

Intervalo de confianza 95%

Resultado estadístico

Estudio 1 - US

Amoxicilina/clavulanato

Ceftriaxona es menor que el control en los días 14 y 28 del estudio.

14

74% (220/296)

82% (247/302)

(-14.4% - 0.5%)

28

58% (167/288)

67% (200/297)

(-17.5% - 1.2%)

Estudio 2 – US

TMPZ-SMZ

Ceftriaxona es equivalente al control en los días 14 y 28 del estudio.

14

54% (113/210)

60% (124/206)

(-16.4%, 3.6%)

28

35% (73/206)

45% (93/205)

(-19.9%, 0.0%)

Estudio bacteriológico abierto de ceftriaxona sin comparador, realizado con 108 pacientes pediátricos, 79 de ellos con cultivos basales positivos para uno o más de los patógenos habituales. El resultado de este estudio se recoge en la siguiente tabla:

Tasas de erradicación bacteriológica en las semanas 2 y 4 por patógenos

Estudio día
13 -15

Estudio día
30 + 2

Organismo

No. Analizado

No. Erad. (%)

No. Analizado

No. Erad. (%)

Streptococcus pneumonia

38

32 (84)

35

25 (71)

Haemophilus influenzae

33

28 (85)

31

22 (71)

Moraxella catarrhalis

15

12 (80)

15

9 (60)




CONTRAINDICACIONES: CEFTRIAXONA MK® está contraindicado en pacientes con alergia conocida a antibióticos de la clase cefalosporinas.

Neonatos (= 28 días): Los neonatos con hiperbilirubinemia, especialmente los prematuros, no deben ser tratados con ceftriaxona. Estudios in vitro han demostrado que ceftriaxona puede reemplazar a la bilirrubina en su unión a la albúmina sérica, derivando en un posible riesgo de encefalopatía bilirrubínica en estos pacientes.

CEFTRIAXONA MK® está contraindicado en neonatos si estos requieren (o se espera que precisen) tratamiento con soluciones IV que contienen calcio, incluyendo infusiones de este tipo de manera continuada como nutrición parenteral, dado el riesgo de precipitación ceftriaxona-calcio (ver Farmacología clínica, advertencias y Dosificación y administración).

Se ha notificado un pequeño número de casos con resultado fatal en neonatos que recibieron ceftriaxona y fluidos con contenido cálcico, en los que se observó un material cristalino en pulmones y riñones en el momento de la autopsia. En algunos de estos casos, se utiliza la misma vía de infusión intravenosa para ambos, ceftriaxona y los fluidos que contenían calcio y en algunos se observó un precipitado en la vía de infusión intravenosa. Se ha notificado al menos una fatalidad en un neonato a quien se administró ceftriaxona y fluidos que contenían calcio en diferentes momentos temporales a través de diferentes vías intravenosas, no observándose material cristalino en la autopsia de este neonato. No ha habido informes similares en otros pacientes diferentes de los neonatos.




DESCRIPCIÓN: Para reducir el desarrollo de bacterias fármaco-resistentes y mantener la efectividad de CEFTRIAXONA MK® y otros fármacos antibacterianos, CEFTRIAXONA MK® sólo debe utilizarse para tratar o prevenir infecciones para las que se haya demostrado o haya fuerte sospecha de que estén causadas por bacterias. CEFTRIAXONA MK® es un antibiótico del grupo de las cefalosporinas semisintéticas de amplio espectro, estéril, para administración intravenosa o intramuscular. Ceftriaxona sódica es (6R,7R)-7-[2-(2-Amino-4-tiazolil)glioxilamido]-8-oxo-3-[[(1,2,5,6-tetrahidro-2-metil-5,6-dioxo-as-triazin-3-yl)tio]metil]-5-tia-1-azabiciclo[4.2.0]oct-2-ene-2-ácido carboxílico, 72-(Z)-(O-metiloxima), sal disodio, sescuaterhidrato. La fórmula química de ceftriaxona sódica es C18H16N8Na2O7S3•3.5H2O. Posee un peso molecular calculado de 661.59 y la siguiente fórmula estructural:

Ceftriaxona MK.tif

CEFTRIAXONA MK® es un polvo cristalino blanco a amarillento, fácilmente soluble en agua, moderadamente soluble en metanol y muy ligeramente soluble en etanol.




REACCIONES ADVERSAS: Por lo general ceftriaxona tiene buena tolerabilidad. En ensayos clínicos se observaron las siguientes reacciones adversas, que pueden considerarse como relacionadas con el tratamiento con ceftriaxona o de etiología incierta:

Reacciones locales: Se reporto dolor, induración e hipersensibilidad en un 1% global, informándose de flebitis en <1% tras la administración IV. La incidencia de calor, tensión o induración fue del 17% (3/17) tras la administración IM de 350 mg/ml y 5% (1/20) tras la administración IM de 250 mg/mL.

Hypersensibilidad: Rash (1.7%). Fue menos frecuente (<1%) el reporte de prurito, fiebre o escalofríos.

Hematológicas: Eosinofilia (6%), trombocitosis (5.1%) y leucopenia (2.1%). Se reportaron con menor frecuencia (<1%) anemia, anemia hemolítica, neutropenia, linfopenia, trombocitopenia y prolongación del tiempo de protrombina.

Gastrointestinal: Diarrea (2.7%). Se reportaron con menor frecuencia (<1%) náuseas o vómitos y disgeusia. La aparición de los síntomas de colitis pseudomembranosa puede producirse durante o después del tratamiento antibacteriano (ver Advertencias).

Hepáticas: Elevaciones de SGOT (3.1%) o SGPT (3.3%). Reporte menos frecuente (<1%) de elevaciones de la fosfatasa alcalina y la bilirrubina.

Renal: Elevaciones del BUN (1.2%). Con menos frecuencia (<1%) se reportaron elevaciones de creatinina y la presencia de cilindros en orina.

Sistema nervioso central: Ocasionalmente se reportó cefalea o mareo (<1%).

Genito-urinarias: Ocasionalmente se refirió moniliasis o vaginitis (<1%).

Miscelánea: Ocasionalmente se reportó diaforesis y rubor (<1%).

Otras reacciones adversas raramente observadas (<0.1%) incluyen: Dolor abdominal, agranulocitosis, neumonitis alérgica, anafilaxia, basofilia, litiasis biliar, broncoespasmo, colitis, dispepsia, epistaxis, flatulencia, sedimentos en la vesícula biliar, glucosuria, hematuria, ictericia, leucocitosis, linfocitosis, monocitosis, nefrolitiasis, palpitaciones, descenso en el tiempo de protrombina, precipitaciones renales, espasmos y enfermedad del suero.

Experiencia post-comercialización: Además de las reacciones adversas referidas durante los ensayos clínicos, se han reportado las siguientes experiencias adversas durante la práctica clínica en pacientes tratados con ceftriaxona. Por lo general, los datos son insuficientes para permitir una estimación de la incidencia o para establecer las causas. Se observó un pequeño número de casos de resultados fatales en los que se detectó material cristalino en los pulmones y riñones en la autopsia de neonatos que recibieron ceftriaxona y fluidos que contenían calcio. En algunos de estos casos, se utilizó la misma vía de infusión intravenosa para ceftriaxona y los fluidos que contenían calcio, observándose un precipitado en la vía de infusión intravenosa en alguno de ellos. Se notificó al menos una fatalidad en un neonato a quien se administró ceftriaxona y fluidos que contenían calcio en diferentes momentos temporales a través de vías intravenosas diferentes, no observándose material cristalino en la autopsia de este neonato. No existen informes similares de pacientes que no sean neonatos.

Gastrointestinal: Estomatitis y glositis.

Genitourinarias: Oliguria.

Dermatológicas: Exantema, dermatitis alérgica, urticaria, edema. Como sucede con muchos fármacos, se han reportado casos aislados de reacciones adversas cutáneas graves (eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson o síndrome de Lyell/necrólisis epidérmica tóxica).

Reacciones adversas de las cefalosporinas: Además de las reacciones adversas anteriormente citadas, observadas en pacientes tratados con ceftriaxona, se han reportado las siguientes reacciones adversas y alteraciones en los resultados de laboratorio para antibióticos de la clase cefalosporina:

Reacciones adversas: Reacciones alérgicas, fiebre por fármaco, reacción tipo enfermedad del suero, disfunción renal, nefropatía tóxica, hiperactividad reversible, hipertonía, disfunción hepática incluyendo colestasis, anemia aplásica, hemorragia y sobreinfección.

Alteraciones en las pruebas de laboratorio: Coombs directo positivo, falsa glucosuria positiva, y LDH elevada.

Algunas cefalosporinas han estado implicadas en el desencadenamiento de convulsiones, especialmente en pacientes con disfunción renal cuando no se redujo la dosis (ver Dosificación y administración). Si las convulsiones se asocian al tratamiento con el fármaco, deberá interrumpirse éste. Puede administrarse tratamiento anticonvulsivante si está clínicamente indicado.




INDICACIONES Y USO: Antes de instaurar el tratamiento con CEFTRIAXONA MK®, deben obtenerse las muestras adecuadas para aislamiento del organismo causante y para determinar su susceptibilidad al fármaco. Puede instaurarse tratamiento antes de obtener los resultados de la prueba de susceptibilidad.

Para reducir el desarrollo de bacterias resistentes al fármaco y mantener la efectividad de ceftriaxona y otros fármacos antibacterianos, debe utilizarse CEFTRIAXONA MK® únicamente para tratar o prevenir infecciones en las que esté demostrado o haya una fuerte sospecha de que estén causadas por bacterias susceptibles. Si se dispone de información sobre cultivos y susceptibilidad, debe considerarse a la hora de seleccionar o modificar el tratamiento antibacteriano. En ausencia de tales datos, los patrones de susceptibilidad y epidemiología local pueden contribuir a la selección empírica del tratamiento. CEFTRIAXONA MK® está indicado para el tratamiento de las siguientes infecciones cuando están causadas por organismos susceptibles:

Infecciones respiratorias del tracto inferior: causadas por Streptococcus pneumoniae, Staphylococcus aureus, Haemophilus influenzae, Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella pneumoniae, Escherichia coli, Enterobacter aerogenes, Proteus mirabilis o Serratia marcescens.

Otitis media bacteriana aguda: Causada por Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae (incluyendo cepas productoras de beta-lactamasa) o Moraxella catarrhalis (incluyendo cepas productoras de beta-lactamasa).

Nota: En un estudio se observaron menores tasas de curación clínica con una única dosis de ceftriaxona en comparación con 10 días de tratamiento oral. En un segundo estudio se observaron tasas de curación comparables entre dosis única de ceftriaxona y el comparador. La potencialmente menor tasa de curación clínica con ceftriaxona deberá sopesarse ante las potenciales ventajas del tratamiento parenteral (ver Estudios clínicos).

Infecciones cutáneas y de la estructura cutánea: Causadas por especies de Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis, Streptococcus pyogenes, viridans grupo streptococci, Escherichia coli, Enterobacter cloacae, Klebsiella oxytoca, Klebsiella pneumoniae, Proteus mirabilis, Morganella morganii, Pseudomonas aeruginosa, Serratia marcescens, Acinetobacter calcoaceticus, Bacteroides fragilis o Peptostreptococcus.

Infecciones del tracto urinario: (Complicadas y no complicadas) causadas por Escherichia coli, Proteus mirabilis, Proteus vulgaris, Morganella morganii o Klebsiella pneumoniae.

Gonococia no complicada: (Cervical/uretral y rectal) causada por Neisseria gonorrhoeae, incluyendo cepas tanto productoras de penicilinasa como no penicilinasa, y gonococia faríngea causada por cepas productoras de no penicilinasa de Neisseria gonorrhoeae.

Enfermedad inflamatoria pélvica: Causada por Neisseria gonorrhoeae, ceftriaxona, como otras cefalosporinas, no posee actividad frente a Chlamydia trachomatis. Por ello, si se utilizan cefalosporinas en el tratamiento de pacientes con enfermedad inflamatoria pélvica y Chlamydia trachomatis es uno de los patógenos que se sospechan, deberá añadirse adecuada cobertura anti-clamydia.

Septicemia bacteriana: Causada por Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae, Escherichia coli, Haemophilus influenzae o Klebsiella pneumoniae.

Infecciones óseas y articulares: Causadas por especies de Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae, Escherichia coli, Proteus mirabilis, Klebsiella pneumoniae o Enterobacter.

Infecciones intra-abdominales: Causadas por especies de Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, Bacteroides fragilis, Clostridium (Nota: la mayoría de las cepas de Clostridium difficile son resistentes) o especies de Peptostreptococcus.

Meningitis: Causada por Haemophilus influenzae, Neisseria meningitidis o Streptococcus pneumoniae. También se ha utilizado satisfactoriamente ceftriaxona en un número limitado de casos de meningitis e infección en derivaciones causadas por Staphylococcus y Escherichia coli.

La eficacia para este organismo en este sistema orgánico se estudio en menos de 10 infecciones.

Profilaxis quirúrgica: La administración preoperatoria de una dosis única de 1 g de CEFTRIAXONA MK® puede reducir la incidencia de infecciones postoperatorias en pacientes sometidos a procedimientos quirúrgicos clasificados como contaminados o potencialmente contaminados (p. ej., histerectomía abdominal o vaginal o colecistectomía por colecistitis calculosa crónica en pacientes de alto riesgo, como aquellos mayores de 70 años, con colecistitis aguda que no requiere tratamiento antimicrobiano, ictericia obstructiva o cálculos biliares en el conducto común) y en pacientes quirúrgicos para quienes la infección de la zona de la operación supondría un grave riesgo (p. ej., durante cirugía de bypass de las arterias coronarias). A pesar de que ceftriaxona ha demostrado ser tan efectivo como la cefazolina en la prevención de la infección tras una cirugía de bypass de las arterias coronarias, no se han realizado ensayos controlados con placebo para evaluar ningún antibiótico de la clase cefalosporina en la prevención de la infección tras una cirugía de bypass de arterias coronarias.

Si se administra antes de los procedimientos quirúrgicos para los que está indicada, una única dosis de 1 g de ceftriaxona brinda protección frente a la mayoría de las infecciones debidas a organismos susceptibles en el transcurso de todo el procedimiento.




ADVERTENCIAS:

Hipersensibilidad: Antes de instituir el tratamiento con CEFTRIAXONA MK®, debe realizarse un cuidadoso análisis para determinar si el paciente ha padecido reacciones previas de hipersensibilidad a cefalosporinas, penicilinas u otros fármacos. Este producto debe administrarse cuidadosamente en pacientes sensibles a la penicilina. Los antibióticos deben ser administrados con precaución a cualquier paciente que haya presentado alguna forma de alergia, especialmente a fármacos. Las reacciones agudas de hipersensibilidad pueden requerir el uso de epinefrina subcutánea u otras medidas de emergencia.

Como sucede con otras cefalosporinas, se han notificado reacciones anafilácticas con resultado fatal, aun cuando el paciente era conocido como no alérgico ni previamente expuesto.

Interacción con productos que contienen calcio: No utilizar diluyentes que contengan calcio, como las soluciones de Ringer o de Hartmann, para reconstituir los viales de CEFTRIAXONA MK® o para diluir más un vial reconstituido para administración IV, ya que puede formarse un precipitado. La precipitación ceftriaxona-calcio también puede ocurrir al mezclar CEFTRIAXONA MK® con soluciones que contienen calcio en la misma vía de administración IV. CEFTRIAXONA MK® no debe administrarse simultáneamente con soluciones IV que contienen calcio, incluyendo infusiones continuadas de este tipo, como nutrición parenteral a través de una conexión en Y. No obstante, en pacientes que no sean neonatos podrá administrarse CEFTRIAXONA MK® y soluciones que contengan calcio de forma secuencial si entre ambas infusiones se lavan en profundidad las vías de infusión con un fluido compatible. Estudios in vitro con plasma de adultos y neonatal procedente de sangre de cordón umbilical demostraron que en los neonatos está aumentado el riesgo de precipitación ceftriaxona-calcio (ver Farmacología clínica, contraindicaciones y Dosificación y administración).

Clostridium difficile: Se ha notificado diarrea asociada a Clostridium difficile (DACD) con el uso de casi todos los agentes antimicrobianos, incluido ceftriaxona, cuya gravedad puede ir de diarrea leve a colitis fatal. El tratamiento con agentes antibacterianos altera la flora normal del colon, lo que lleva al sobrecrecimiento de C. difficile.

C. difficile produce toxinas A y B que contribuyen al desarrollo de DACD. Las cepas de C. difficile productoras de hipertoxina aumentan la morbilidad y la mortalidad, ya que estas infecciones pueden ser refractarias al tratamiento antimicrobiano y pueden requerir una colectomía. Debe considerarse la DACD en todos los pacientes que presenten diarrea tras el uso de antibióticos. Es necesario realizar un cuidadoso historial médico, ya que se ha notificado que la DACD sucede transcurridos dos meses tras la administración de los agentes antibacterianos.

Si se sospecha o se confirma DACD puede ser necesario interrumpir el uso del antibiótico que se está administrando y no está dirigido contra C. difficile. Deberá instaurarse un adecuado tratamiento hídrico y electrolítico, suplemento proteico, tratamiento antibiótico de C. difficile, y realizarse una evaluación quirúrgica según indique la clínica.

Anemia hemolítica: Se ha observado anemia hemolítica mediada inmune en pacientes que han recibido antibacterianos de la clase cefalosporina, incluido ceftriaxona, habiéndose notificado casos graves de anemia hemolítica, incluyendo resultados fatales, durante el tratamiento tanto de adultos como de niños. Si un paciente desarrolla anemia mientras recibe ceftriaxona, se debe considerar el diagnóstico de anemia asociada a cefalosporina e interrumpir el tratamiento con ésta hasta que se determine la etiología.

PRECAUCIONES:

Generales: Es improbable que la prescripción de CEFTRIAXONA MK® en ausencia de una infección bacteriana demostrada o fuertemente sospechada, o una indicación profiláctica aporten beneficios al paciente y además aumentan el riesgo de desarrollar bacterias resistentes a fármacos.

A pesar de que se han observado elevaciones transitorias del BUN y la creatinina sérica, a las dosis recomendadas el potencial nefrotóxico de ceftriaxona es similar al de otras cefalosporinas.

Ceftriaxona se excreta tanto por vía biliar como por vía renal (ver Farmacología clínica). Por ello, los pacientes con fallo renal no suelen requerir ajustes en la dosificación cuando se administran las dosis habituales de CEFTRIAXONA MK®.

En pacientes con disfunción hepática no es necesario ajustar la dosis; no obstante, se debe tener precaución en aquellos pacientes que padezcan disfunción hepática y enfermedad renal significativa y la dosis de CEFTRIAXONA MK® no debe superar los 2 g diarios.

Raramente se han producido alteraciones en los tiempos de protrombina en pacientes tratados con ceftriaxona. Los pacientes con alteraciones en la síntesis de la vitamina K o con bajos depósitos de vitamina K (p. ej., malnutrición y hepatopatía crónica) pueden precisar la monitorización del tiempo de protrombina durante el tratamiento con CEFTRIAXONA MK®. Puede ser necesaria la administración de vitamina K (10 mg semanales) si el tiempo de protrombina está prolongado antes o durante el tratamiento. El uso prolongado de CEFTRIAXONA MK® puede ocasionar un sobrecrecimiento de organismos no susceptibles. Es fundamental la observación cuidadosa del paciente. En caso de sobreinfección durante el tratamiento, habrán de tomarse las medidas adecuadas.

CEFTRIAXONA MK® debe ser prescrito con precaución en individuos con antecedentes de enfermedad gastrointestinal, especialmente colitis.

Existen informes de anomalías ecográficas en la vesicular biliar de pacientes tratados con ceftriaxona; algunos de estos pacientes también han presentados síntomas de patología de la vesícula biliar. Dichas anomalías aparecen en la ecografía como eco sin sombras acústicas que sugieren sedimentación biliar o como eco con sombras acústicas que pueden interpretarse erróneamente como cálculos biliares. Se ha determinado que la naturaleza química del material detectado ecográficamente es predominantemente una sal de ceftriaxona-calcio. El problema parece ser transitorio y reversible tras la interrupción de ceftriaxona y la instauración de tratamiento conservador.

Por ello, debe interrumpirse CEFTRIAXONA MK® en pacientes que desarrollan signos y síntomas sugestivos de patología de la vesícula biliar y/o los hallazgos anteriormente descritos.

Se han notificado casos de pancreatitis, posiblemente secundaria a la obstrucción biliar, en pacientes tratados con ceftriaxona. La mayoría de los pacientes presentaba factores de riesgo de estasis sedimentación biliar (con antecedentes de tratamiento importante, enfermedad grave, nutrición parenteral total). No puede descartarse el papel co-factor de la precipitación biliar relacionada con ceftriaxona.

Información para pacientes: Se debe advertir a los pacientes que los fármacos antibacterianos, incluido CEFTRIAXONA MK®, sólo deben utilizarse para tratar infecciones bacterianas. No tratan infecciones virales (p. ej., resfriado común). Si se prescribe CEFTRIAXONA MK® para tratar una infección bacteriana, se debe informar a los pacientes que, si bien es habitual que se sientan mejor poco después de iniciar el tratamiento, debe tomarse la medicación exactamente como se ha indicado. Saltarse dosis o no completar todo el tratamiento puede (1) reducir la efectividad del tratamiento inmediato y (2) aumentar la probabilidad de que las bacterias desarrollen resistencia y no sean tratables con ceftriaxona u otros fármacos antibacterianos en el futuro. La diarrea es un problema habitual causado por antibióticos, que normalmente desaparece cuando se suspende el antibiótico. En ocasiones, tras el inicio del tratamiento antibiótico, los pacientes pueden presentar heces acuosas o sanguinolentas (con o sin calambres gástricos y fiebre), incluso tan tardíamente como a los dos o tres meses de la última dosis del antibiótico. Si esto sucede, los pacientes deben contactar con su médico a la mayor brevedad posible.

Carcinogénesis, mutagénesis, alteraciones de la fertilidad:

Carcinogénesis: Considerando la duración máxima del tratamiento y el tipo de compuesto, no se han llevado a cabo estudios de carcinogenicidad con ceftriaxona en animales. La duración máxima de los estudios de toxicidad animal fue de 6 meses.

Mutagénesis: Las pruebas de toxicología genética incluyeron la prueba de Ames, una prueba de micronúcleo y una prueba de aberraciones cromosómicas en linfocitos humanos cultivados in vitro con ceftriaxona. Ceftriaxona no mostró potencial de actividad mutagénica en estos estudios.

Alteraciones de la fertilidad: Ceftriaxona no produjo alteraciones en la fertilidad al administrarla intravenosamente en ratas a dosis diarias de hasta 586 mg/kg/día, aproximadamente 20 veces la dosis clínica recomendada de 2 g/día.

Gestación:

Efectos teratogénicos:

Gestación Categoría B: Se han realizado estudios de reproducción en ratones y ratas a dosis de hasta 20 veces la dosis humana habitual, sin evidencia de embriotoxicidad, fetotoxicidad o teratogenicidad. En primates, no se demostró embriotoxicidad ni teratogenicidad a dosis aproximadamente tres veces la dosis humana.

Sin embargo, no existen estudios adecuados y bien controlados en gestantes. Dado que los estudios sobre reproducción en animales no siempre son predictivos de la respuesta humana, sólo debe utilizarse este fármaco durante el embarazo si hay una necesidad clara.

Efectos no teratogénicos: En ratas, en estudios de segmento I (fertilidad y reproducción general) y de segmento III (perinatal y postnatal) con ceftriaxona administrada intravenosamente, no se observaron efectos adversos sobre los diversos parámetros reproductivos durante la gestación y la lactancia, incluyendo crecimiento postnatal, comportamiento funcional y capacidad reproductiva de la descendencia, a dosis de 586 mg/kg/día o inferiores.

Madres lactantes: Se excretan bajas concentraciones de ceftriaxona en la leche humana. Debe tenerse precaución si se administra CEFTRIAXONA MK® a una madre lactante.

Uso pediátrico: Se ha establecido la seguridad y efectividad de ceftriaxona en neonatos, lactantes y pacientes pediátricos para las dosis descritas en el apartado Dosificación y administración. Estudios in vitro han demostrado que ceftriaxona, como otras cefalosporinas, puede desplazar a la bilirrubina de la albúmina sérica. No debe administrarse CEFTRIAXONA MK® a neonatos hiperbilirrubinémicos, especialmente si son prematuros (ver Contraindicaciones).

Uso geriátrico: Del número total de sujetos en los estudios clínicos con ceftriaxona, el 32% tenía 60 años o más. No se observaron diferencias globales en seguridad o efectividad entre estos sujetos y otros más jóvenes, y en otras experiencias clínicas notificadas no se han identificado diferencias en las respuestas entre pacientes ancianos y más jóvenes, si bien no puede descartarse mayor sensibilidad de algunos individuos más mayores.

En comparación con sujetos adultos sanos, la farmacocinética de ceftriaxona sólo se alteró mínimamente en pacientes geriátricos, no siendo necesario ajustar la dosis en estos pacientes cuando su dosis diaria de ceftriaxona sea de hasta 2 gramos al día (ver Farmacología clínica).




PRESENTACIONES:

CEFTRIAXONA MK® 0.5 g polvo para solución inyectable IM + ampolla de lidocaína 1% x 2 mL + jeringa descartable (la solución de lidocaína nunca debe utilizarse por vía intravenosa).

CEFTRIAXONA MK® 1 g IM polvo para solución inyectable IM + ampolla de lidocaína 1% x 3.5 mL + jeringa descartable (la solución de lidocaína nunca debe utilizarse por vía intravenosa).

CEFTRIAXONA MK® 1 g IV polvo para solución inyectable IV + ampolla de agua estéril x 10 mL.

ORDI ver.2/junio 29, 2010

BAYER HEALTHCARE PHARMACEUTICALS




FARMACOLOGÍA CLÍNICA:

En la Tabla 1 se presentan las concentraciones promedio en plasma de ceftriaxona tras una infusión intravenosa (IV) única durante 30 minutos de una dosis de 0.5, 1 o 2 g y tras la administración intramuscular (IM) de una dosis única de 0.5 (concentraciones de 250 o 350 mg/ml) o de 1 g en sujetos sanos.

Tabla 1.
Concentraciones plasmáticas de ceftriaxona tras la administración en dosis única

Dosis/vía

Concentraciones promedio en plasma (µg/mL)

0.5 h

1 h

2 h

4 h

6 h

8 h

12 h

16 h

24 h

0.5 g IV*

82

59

48

37

29

23

15

10

5

0.5 g IM

250 mg/mL

22

33

38

35

30

26

16

ND

5

0.5 g IM

350 g/mL

20

32

38

34

31

24

16

ND

5

1 g IV*

151

111

88

67

53

43

28

18

9

1 g IM*

40

68

76

68

56

44

29

ND

ND

2 g IV*

257

192

154

117

89

74

46

31

15

ND = No determinado

*se administraron dosis IV en infusión a un ritmo constante durante 30 minutos

Tras la administración IM, ceftriaxona se absorbió completamente, con concentraciones plasmáticas máximas medias entre las 2 y 3 horas post-dosis. Las dosis IV o IM múltiples entre 0.5-2 g a intervalos de 12-24 horas resultaron en una acumulación de ceftriaxona del 15-36% por encima de los valores de dosis únicas.

En la Tabla 2 se muestran las concentraciones de ceftriaxona en orina.

Tabla 2.
Concentraciones de ceftriaxona en orina tras la administración como dosis única

Dosis/
vía

Concentraciones promedio en orina (µg/mL)

0-2 h

2-4 h

4-8 h

8-12 h

12-24 h

24-48 h

0.5 g IV

526

366

142

87

70

15

0.5 g IM

115

425

308

127

96

28

1 g IV

995

855

293

147

132

32

1 g IM

504

628

418

237

ND

ND

2 g IV

2692

1976

757

274

198

40

ND = No determinado

Se excretó entre el 33-67% de una dosis de ceftriaxona en orina como fármaco no modificado, segregándose el resto en la bilis, y encontrándose finalmente en heces como compuestos microbiológicamente inactivos. Tras una dosis IV de 1 g, las concentraciones promedio de ceftriaxona, determinadas entre 1 y 3 horas tras la dosis, fueron de 581 µg/mL en la vesícula biliar, 788 µg/mL en la bilis del conducto común, 898 µg/mL en la bilis del conducto cístico, 78.2 µg/g en la pared de la vesícula biliar y 62.1 µg/mL en el plasma concurrente.

Por encima de un rango de dosis de 0.15 a 3 g en sujetos adultos sanos, los valores de vida media de eliminación oscilaron entre 5.8 y 8.7 horas; el volumen de distribución aparente fue de 5.78 a 13.5 l; el aclaramiento plasmático de 0.58 a 1.45 l/hora; y el aclaramiento renal de 0.32 a 0.73 l/hora. Ceftriaxona se une reversiblemente a las proteínas plasmáticas humanas, y la unión descendió desde un valor del 95% de unión en concentraciones plasmáticas de <25 µg/mL hasta un valor del 85% de unión a 300 µg/mL. Ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria.

En la Tabla 3 se muestran los valores promedio de concentración plasmática máxima, vida media de eliminación, aclaramiento plasmático y volumen de distribución tras una dosis IV de 50 mg/kg y tras una dosis IV de 75 mg/kg en pacientes pediátricos afectados por meningitis bacteriana.

Ceftriaxona penetró en las meninges inflamadas de pacientes lactantes y pediátricos; las concentraciones CSF tras una dosis IV de 50 mg/kg y tras una dosis IV de 75 mg/kg también se muestran en la Tabla 3.

Tabla 3. Parámetros farmacocinéticos promedio de ceftriaxona en pacientes pediátricos con meningitis

50 mg/kg IV

75 mg/kg IV

Concentraciones plasmáticas máximas (µg/mL)

216

275

Vida media de eliminación (h)

4.6

4.3

Aclaración plasmática (mL/h/kg)

49

60

Volumen de distribución (mL/kg)

338

373

Concentración CSF- meninges inflamadas (µg/mL)

5.6

6.4

Rango (µg/mL)

1.3 - 18.5

1.3 - 44

Tiempo tras la dosis (h)

3.7 (± 1.6)

3..3 (± 1.4)

En comparación con los valores de sujetos adultos sanos, la farmacocinética de ceftriaxona sólo se alteró mínimamente en sujetos ancianos y en pacientes con disfunción renal o hepática (Tabla 4); por ello, no es necesario realizar ajustes en estos pacientes con dosis de ceftriaxona de hasta 2 g por día. Con la hemodiálisis no se eliminó ceftriaxona del plasma a niveles significativos; en seis de 26 pacientes dializados, la tasa de eliminación de ceftriaxona estaba significativamente reducida.

Tabla 4.
Parámetros promedio de la farmacocinética de ceftriaxona en humanos

Grupo de sujetos

Vida media de eliminación
(h)

Aclaración plasmática
(L/h)

Volumen de distribución
(L)

Sujetos sanos

5.8-8.7

0.58-1.45

5.8-13.5

Sujetos ancianos (edad media, 70.5 años)

8.9

0.83

10.7

Pacientes con disfunción renal

Pacientes en hemodiálisis (0-5 ml/min)*

14.7

0.65

13.7

Grave (5-15 mL/min)

15.7

0.56

12.5

Moderada (16-30 mL/min)

11.4

0.72

11.8

Leve (31-60 mL/min)

12.4

0.70

13.3

Pacientes con hepatopatía

8.8

1.1

13.6

*Aclaramiento de creatinina

La eliminación de ceftriaxona no se altera en caso de administración conjunta de CEFTRIAXONA MK® y probenecid.

Farmacocinética en el fluido del oído medio: En un estudio, se midieron las concentraciones totales de ceftriaxona (ligada y no ligada) en el fluido de oído medio obtenido durante la inserción de tubos de timpanostomía en 42 pacientes pediátricos con otitis media. Los tiempos de toma de muestras oscilaron entre 1 y 50 horas tras una única inyección intramuscular de 50 mg/kg de ceftriaxona. Los niveles medios (± SD) de ceftriaxona en el oído medio alcanzaron un pico de 35 (± 12) µg/ml a las 24 horas, y permanecieron a 19 (± 7) µg/ml a las 48 horas. Basándonos en concentraciones de ceftriaxona en fluido del oído medio en los intervalos de toma de muestras de 23-25 horas y 46-50 horas, se calculó una vida media de 25 horas. Ceftriaxona tiene una elevada unión a las proteínas plasmáticas. Se desconoce la extensión de la unión a proteínas en el fluido del oído medio.

Interacción con el calcio: Se han realizado dos estudios in vitro, uno con plasma de adultos y el otro con plasma neonatal de sangre de cordón umbilical para valorar la interacción de ceftriaxona y el calcio. Se utilizaron concentraciones de ceftriaxona de hasta 1 mM (exceso de las concentraciones alcanzadas in vivo tras la administración de 2 gramos de ceftriaxona en infusión durante 30 minutos) en combinación con concentraciones de calcio de hasta 12 mM (48 mg/dL). La recuperación de ceftriaxona de plasma se redujo con concentraciones de calcio de 6 mM (24 mg/dL) o superiores en plasma adulto, o 4 mM (16 mg/dL) o superiores en plasma neonatal. Ello puede reflejar la precipitación ceftriaxona-calcio.

Microbiología: La actividad bactericida de ceftriaxona se debe a la inhibición de la síntesis de la pared celular. Ceftriaxona posee un elevado grado de estabilidad en presencia de beta-lactamasas, tanto penicilinasas como cefalosporinasas, de bacterias gram-negativas y gram-positivas.

En un estudio in vitro se han observado efectos antagonistas en la combinación de cloranfenicol y ceftriaxona.

Ceftriaxona ha demostrado ser activa frente a la mayoría de las cepas de los siguientes microorganismos, tanto in vitro como en las infecciones clínicas descritas en Indicaciones y uso.

Microorganismos aerobios gram negativos:

Acinetobacter calcoaceticus.

Enterobacter aerogenes.

Enterobacter cloacae.

Escherichia coli.

Haemophilus influenzae (incluyendo cepas ampicilina-resistentes y productoras de beta-lactamasa).

Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella oxytoca.

Klebsiella pneumoniae.

Moraxella catarrhalis (incluyendo cepas productoras de beta-lactamasa).

Morganella morganii.

Neisseria gonorrhoeae (incluyendo cepas productoras de penicilinasa y no penicilinasa).

Neisseria meningitidis.

Proteus mirabilis.

Proteus vulgaris.

Serratia marcescens.

Ceftriaxona también es activa frene a muchas cepas de Pseudomona aeruginosa.

Nota: Muchas cepas de los anteriores organismos que son resistentes a múltiples antibióticos, p. ej., penicilinas, cefalosporinas, y aminoglucósidos, son susceptibles a ceftriaxona.

Microorganismos aerobios gram-positivos:

Staphylococcus aureus (incluyendo cepas productoras de penicilinasa)

Staphylococcus epidermidis

Streptococcus pneumoniae

Streptococcus pyogenes

Streptococci grupo viridans.

Nota: Los staphylococci meticilina-resistentes son resistentes a las cefalosporinas, incluyendo ceftriaxona. La mayoría de las cepas de streptococci y enterococci del grupo D, p. ej., Enterococcus (Streptococcus) faecalis, son resistentes.

Microorganismos anaerobios:

Especies bacteroides de Clostridium fragilis.

Especies de Peptostreptococcus.

Nota: La mayoría de las cepas de Clostridium difficile son resistentes.

Se dispone de los siguientes datos in vitro, pero se desconoce su significado clínico. Ceftriaxona muestra mínimas concentraciones inhibitorias in vitro (CMIs), de =8 µg/mL o menos, frente a la mayoría de las cepas de los siguientes microorganismos; no obstante, no se ha establecido con ensayos clínicos adecuados y bien controlados la seguridad y efectividad de ceftriaxona en el tratamiento de infecciones clínicas causadas por estos microorganismos.

Microorganismos aerobios gram-negativos:

Citrobacter diversus.

Citrobacter freundii.

Especies de Providencia (incluyendo Providencia rettgeri).

Especies de Salmonella (incluyendo Salmonella typhi).

Especies de Shigella.

Microorganismos aerobios gram-positivos:

Streptococcus agalactiae.

Microorganismos anaeróbicos:

Porphyromonas bivius (Bacteroides) Prevotella.

Melaninogenicus (Bacteroides).

Pruebas de susceptibilidad:

Técnicas de dilución: Se utilizan métodos cuantitativos para determinar las concentraciones mínimas de inhibición antimicrobiana (CMIs). Estas CMIs proporcionan estimaciones de la susceptibilidad de las bacterias a los compuestos antimicrobianos. Las CMIs deben determinarse utilizando un procedimiento estandarizado.

Los procedimientos estandarizados se basan en un método de dilución (caldo o agar) o equivalente, con concentraciones estandarizadas de inóculo y concentraciones estandarizadas de polvo de ceftriaxona. Los valores CMI deben interpretarse conforme a los siguientes criterios para organismos aerobios que no sean Haemophilus spp, Neisseria gonorrhoeae, y Streptococcus spp, incluyendo Streptococcus pneumoniae:

MIC (µg/mL)

Interpretación

= 8

(S) Susceptible

16-32

(I) Intermedio

=64

(R) Resistente

Deben utilizarse los siguientes criterios interpretativos si se analizan especies de Haemophilus utilizando el Haemophilus Test Media (HTM).

MIC (µg/mL)

Interpretación

= 2

(S) Susceptible

La ausencia de cepas resistentes descarta definir otra categoría que no sea "susceptible". Las cepas con resultado que sugiera una categoría de "no susceptible" deberán remitirse a un laboratorio de referencia para mayor análisis.

Deben utilizarse los siguientes criterios interpretativos al analizar Neisseria gonorrhoeae si se utiliza base agar GC y un suplemento de crecimiento definido al 1%.

MIC (µg/mL)

Interpretación

= 0.25

(S) Susceptible

La ausencia de cepas resistentes descarta definir otra categoría que no sea "susceptible". Las cepas con resultado que sugiera una categoría de "no susceptible" deberán remitirse a un laboratorio de referencia para mayor análisis.

Deben utilizarse los siguientes criterios interpretativos al analizar Streptococcus spp incluyendo Streptococcus pneumoniae utilizando caldo Mueller-Hinton ajustado con cationes con un 2-5% de sangre lisada de caballo.

MIC (µg/mL)

Interpretación

= 0.5

(S) Susceptible

1

(I) Intermedio

=2

(R) Resistente

Un informe de "susceptible" indica que hay posibilidad de inhibir el patógeno si el compuesto antimicrobiano en sangre alcanza las concentraciones habitualmente alcanzables. Un informe "intermedio" indica que el resultado debe considerarse equívoco y si el microorganismo no es totalmente susceptible a fármacos alternativos clínicamente factible, deberá repetirse la prueba. Esta categoría implica posible aplicabilidad clínica en zonas corporales en las que el fármaco se encuentra fisiológicamente concentrado o en situaciones en que se puede utilizar una elevada dosis del fármaco. Esta categoría también brinda una zona tampón que evitan que pequeños factores técnicos no controlados causen importantes discrepancias en la interpretación. Un informe de "resistente" indica que no es probable que el patógeno resulte inhibido si el compuesto antimicrobiano en la sangre alcanza la concentración habitualmente alcanzable; deberá seleccionarse otro tratamiento.

Los procedimientos estandarizados de pruebas de susceptibilidad requieren el uso de microorganismos de control de laboratorio para controlar los aspectos técnicos de los procedimientos de laboratorio. El polvo de ceftriaxona estandarizada debe aportar los siguientes valores CMI: 2

Microorganismo

ATCC® #

CMI (µg/mL)

Escherichia coli

25922

0.03 – 0.12

Staphylococcus aureus

29213

1 – 8*

Pseudomona aeruginosa

27853

8 - 32

Haemophilus influenzae

49247

0.06 – 0.25

Neisseria gonorrhoeae

49226

0.004 – 0.015

Streptococcus pneumoniae

49619

0.03 – 0.12

* Debe sospecharse una distribución bi-modal de los resultados CMIs en los extremos del rango aceptable, y comprobarse la validez del control con los datos de otras cepas de control

Técnicas de difusión: Los métodos cuantitativos que requieren la medición de diámetros de zonas también aportan estimaciones reproducibles de la susceptibilidad de las bacterias a los compuestos antimicrobianos. Uno de estos tipos de procedimientos estandarizados requiere el uso de concentraciones de inóculo estandarizadas. Dicho procedimiento utiliza discos de papel impregnados con 30 µg de ceftriaxona para analizar la susceptibilidad de los microorganismos frente a ceftriaxona.

Los informes del laboratorio sobre los resultados de la prueba de susceptibilidad de disco único estándar con un disco de ceftriaxona de 30 µg ceftriaxona deben interpretarse conforme a los siguientes criterios en el caso de organismos aeróbicos diferentes de Haemophilus spp, Neisseria gonorrhoeae, y Streptococcus spp:

Diámetro de zona (mm)

Interpretación

= 21

(S) Susceptible

14 - 20

(I) Intermedio

= 13

(R) Resistente

Deben utilizarse los siguientes criterios interpretativos si se analizan especies de Haemophilus utilizando Haemophilus Test Media (HTM).

Diámetro de zona (mm)

Interpretación

= 26

(S) Susceptible

La ausencia de cepas resistentes descarta definir una categoría que no sea "susceptible". Las cepas con resultados que sugieran una categoría "so susceptible" deben enviarse a un laboratorio de referencia para mayor análisis.

Deben utilizarse los siguientes criterios interpretativos si se analiza Neisseria gonorrhoeae utilizando base agar GC y suplemento de crecimiento definido al 1%.

Diámetro de zona (mm)

Interpretación

= 35

(S) Susceptible

La ausencia de cepas resistentes descarta definir una categoría que no sea "Susceptible". Las cepas con resultados que sugieran una categoría "No susceptible" deben enviarse a un laboratorio de referencia para mayor análisis.

Deben utilizarse los siguientes criterios si se analiza un Streptococcus spp diferente de Streptococcus pneumoniae utilizando agar Mueller-Hinton suplementado con sangre de oveja al 5% incubada en CO2 al 5%.

Diámetro de zona (mm)

Interpretación

= 27

(S) Susceptible

25 - 26

(I) Intermedio

= 24

(R) Resistente

La interpretación debe realizarse como se indicó arriba para los resultados que utilizan técnicas de dilución. La interpretación implica la correlación del diámetro obtenido en la prueba del disco con el CMI para ceftriaxona.

No se dispone de los criterios interpretativos de la difusión del disco para los discos de ceftriaxona frente a Streptococcus pneumoniae, no obstante, aislamientos de pneumococci con diámetros de zona de oxacilina de >20 mm son susceptibles (CMI =0.06 µg/ml) a la penicilina y pueden considerarse susceptibles a ceftriaxona. Los aislamientos de Streptococcus pneumoniae no deben notificarse como penicilin (ceftriaxona) resistentes o intermedios basándose únicamente en un diámetro de zona de oxicilina de =19 mm. Ha de determinarse la CMI de ceftriaxona para aquellos aislamientos con diámetros de zona de oxicilina =19 mm.

Como sucede con las técnicas de dilución estandarizadas, los métodos de difusión requieren el uso de microorganismos de control de laboratorio que se utilizan para controlar los aspectos técnicos de los procedimientos del laboratorio. En la técnica de difusión, el disco de 30 µg de ceftriaxona debe dar los siguientes diámetros de zona en estas cepas de control de calidad de las pruebas de laboratorio:

Microorganismo

ATCC® #

CMI (µg/mL)

Escherichia coli

25922

29 - 35

Staphylococcus aureus

25923

22 - 28

Pseudomona aeruginosa

27853

17 - 23

Haemophilus influenzae

49247

31 - 39

Neisseria gonorrhoeae

49226

39 - 51

Streptococcus pneumoniae

49619

30 - 35

Técnicas para anaeróbicos: Para las bacterias anaeróbicas, puede determinarse la susceptibilidad a ceftriaxona como CMIs mediante métodos de prueba estandarizados. Los valores CMI obtenidos deben interpretase conforme a los siguientes criterios:

MIC (µg/mL)

Interpretación

= 16

(S) Susceptible

32

(I) Intermedio

= 64

(R) Resistente

Como sucede con otras técnicas de susceptibilidad, el uso de microorganismos de control de laboratorio es necesario para controlar los aspectos técnicos de los procedimientos estandarizados de laboratorio. El polvo estandarizado de ceftriaxona debe aportar los siguientes valores CMI para el método estandarizado indicado para la prueba de dilución anaeróbica4:

Método

Microorganismo

ATCC® #

MIC (µg/mL)

Agar

Bacteroides fragilis

25285

32 - 128

Bacteroides thetaiotaomicron

29741

64 - 256

Caldo

Bacteroides thetaiotaomicron

29741

32 - 128




COMPATIBILIDAD Y ESTABILIDAD: Ceftriaxona se ha mostrado compatible con metronidazol hidrocloruro IV. La concentración no debe superar los 5-7.5 mg/mL de metronidazol hidrocloruro con ceftriaxona 10 mg/mL como mezcla. La mezcla es estable durante 24 horas a temperatura ambiente únicamente en inyección de cloruro sódico al 0.9% o de dextrosa al 5% en agua (D5W). No se han realizado estudios de compatibilidad con la formulación de metronidazol IV o utilizando otros diluyentes. A concentraciones superiores a 8 mg/mL, metronidazol precipitará. No refrigerar la mezcla, ya que se producirá una precipitación.

Vancomicina, amsacrina, aminoglucósidos y fluconazol son físicamente incompatibles con ceftriaxona en mezcla. Si se debe administrar alguno de estos fármacos concomitantemente con ceftriaxona, en infusión intravenosa intermitente, se recomienda la administración secuencial de los mismos, lavando en profundidad (con uno de los fluidos compatibles) la vía intravenosa entre las administraciones.

No utilizar diluyentes que contengan calcio, como las soluciones de Ringer o de Hartmann, para reconstituir los viales de CEFTRIAXONA MK® o para diluir más un vial reconstituido para la administración IV. Pueden formarse partículas.

Las soluciones de CEFTRIAXONA MK® no deben mezclarse físicamente ni utilizarse montadas en soluciones que contengan otros fármacos antimicrobianos o con soluciones disolventes que no sean las citadas anteriormente, debido a la posible incompatibilidad (ver Advertencias).

CEFTRIAXONA MK® polvo estéril debe almacenarse a no mas de 30 °C. Tras su reconstitución, no es necesario protegerlo de la luz normal. La solución debe usarse dentro de las primeras 6 horas de preparada si se conserva a temperatura ambiente y dentro de las 24 horas siguientes si se conserva en refrigeración de 2 a 8 °C.

Tras los periodos de estabilidad indicados, deberán desecharse las porciones de solución no utilizadas.

Nota: Antes de su administración, debe inspeccionarse visualmente la presencia de partículas en los fármacos parenterales.

Farmacología animal: En bilis de la vesicular biliar de perros y babuinos tratados con ceftriaxona se han encontrado concreciones formadas por la precipitación de sales de calcio de ceftriaxona. Aparecen como un sedimento arenoso en perros que recibieron 100 mg/kg/día durante 4 semanas. Se ha observado un fenómeno similar en babuinos, pero sólo tras un prolongado periodo de dosificación (6 meses) a niveles de dosis superiores (335 mg/kg/día o más). Se considera que la probabilidad de que esto suceda en humanos es baja, ya que ceftriaxona posee una mayor vida media plasmática en humanos, la sal de calcio de ceftriaxona es más soluble en la bilis de la vesícula humana y el contenido cálcico de la bilis humana es relativamente bajo.

Cómo se suministra: CEFTRIAXONA MK® se suministra como polvo cristalino estéril en viales de vidrio.




SOBREDOSIS: En caso de sobredosis, la concentración del fármaco no se reduciría mediante hemodiálisis o diálisis peritoneal. No existe antídoto específico. El tratamiento de la sobredosis debe ser sintomático.