¿"Olvido" su contraseña? Registrarse

Menu
Suspensión

SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión debe diluirse antes de su administración. La dilución deberá llevarse a cabo inmediatamente antes de su uso. Después de adicionar SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión a la solución para infusión, agite ...

SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión debe diluirse antes de su administración. La dilución deberá llevarse a cabo inmediatamente antes de su uso. Después de adicionar SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión a la solución para infusión, agite bien para asegurar una mezcla completa. Si se observa turbidez o cristalización durante la infusión, o en cualquier momento previo a la misma, se deberá desechar la mezcla. Se recomienda llevar a cabo la dilución de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión de acuerdo con los siguientes programas: 1 ampolla (5 ml) adicionada a 125 ml de solución para infusión. 2 ampollas (10 ml) adicionadas a 250 ml de solución para infusión. 3 ampollas (15 ml) adicionadas a 500 ml de solución para infusión. Es sabido que SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión, diluido de la manera recomendada, es compatible con los líquidos que se presentan a continuación: Infusión I.V. de Glucosa (al 5% p/v y 10% p/v); Infusión I.V. de cloruro de sodio (al 0.9% p/v); Infusión I.V. de cloruro de sodio (al 0.18% p/v) y Glucosa (al 4% p/v) BP; Infusión I.V. de Dextran 70 BP (al 6% p/v) en glucosa (al 5% p/v) o solución salina normal; Infusión I.V. de Dextrán 40 (al 10% p/v) en glucosa (al 5% p/v) o solución salina normal; solución inyectable de ringer BPC 1959. El pH de la solución se encuentra en el intervalo de 9.5 a 11.0. Si se requiere administrar concentraciones más altas, es posible diluir una ampolla (5 ml) con 75 ml de glucosa al 5% p/v en agua. Reconstitución: El producto diluido en 125 mL de dextrosa al 5% o cloruro de sodio al 0.9%, es estable a temperatura ambiente (30 °C) por 48 horas y refrigerada (2 °C - 8 °C) por 24 horas.\nSULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión sólo debe administrarse por la vía I.V. y debe diluirse antes de su administración (ver Instrucciones de uso/manejo). La duración de la infusión deberá ser de aproximadamente 1 a 1.5 horas, pero deberá equilibrarse con respecto a las necesidades de líquidos del paciente. Cuando se requiera una restricción de líquidos, SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión podrá ser administrado a una concentración más alta: 5 ml diluidos con 75 ml de glucosa al 5% p/v en agua. La solución resultante debería ser clara a la vista, pero puede en ocasiones exceder el límite de la BP para material particulado en grandes volúmenes parenterales. La solución debe ser infundida en un periodo no mayor a 1 hora. Infecciones agudas: Dosis estándar en adultos y niños mayores de 12 años de edad: 2 ampollas (10 ml) administradas cada 12 horas. Niños de 12 años de edad y menores: La dosis recomendada consiste en aproximadamente 6 mg de trimetoprim y 30 mg de sulfametoxazol por kilogramo de peso corporal, cada 24 horas, administrada en forma dividida en 2 dosis iguales. Como guía, se pueden utilizar los programas de dilución que se presentan a continuación: 3 meses a 5 meses: 1.25 ml cada 12 horas. 6 meses a 5 años: 2.5 ml cada 12 horas. 6 a 12 años: 5.0 ml cada 12 horas. En el tratamiento de infecciones severas en todos los grupos de edad, es posible aumentar la dosificación en 50%. Se deberá continuar el tratamiento hasta que el paciente ya no presente síntomas durante 2 días; la mayoría de los pacientes requerirá un tratamiento por lo menos 5 días. Si no hay mejoría clínica evidente después de 7 días de tratamiento, el paciente debe ser reevaluado. No se recomienda el uso de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en menores de 2 meses ya que puede producir Kernicterus en neonatos. Pacientes de edad avanzada: Ver Advertencias. Insuficiencia renal: Adultos y niños mayores de 12 años de edad: No hay información disponible sobre niños menores de 12 años de edad. Depuración de creatinina: 30 ml/min.: Dosis estándar. Depuración de creatinina: 15 a 30 ml/min.: media dosis estándar. Depuración de creatinina: 15 ml/min.: no se recomienda. En las muestras obtenidas 12 horas después de administrar SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión, se recomienda realizar mediciones de las concentraciones plasmáticas de sulfametoxazol, a intervalos de 2 a 3 días. Si la concentración total de sulfametoxazol excede 150 microgramos/ml, entonces se deberá suspender el tratamiento hasta que el valor descienda a menos de 120 microgramos/ml. Neumonía ocasionada por Pneumocystis jiroveci (P. carinii): Tratamiento: 15 a 20 mg de trimetoprim, y 75 a 100 mg de sulfametoxazol, por kg de peso corporal al día, administrados en 2 o más dosis divididas. El paciente deberá ser transferido a tratamiento oral tan pronto como sea posible, continuando el tratamiento durante un periodo total de 2 semanas. El objetivo es obtener concentraciones máximas de trimetoprim en el suero o plasma, iguales o superiores a 5 microgramos/ml (ver Efectos colaterales). Prevención: Dosis estándar (I.V. u oral, según sea adecuado) durante la duración del periodo de riesgo.\nInfusión intravenosa.

Agregar a interacciones medicamentosas

Rubros de la IPPA

INDICACIONES: SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM sólo debe utilizarse cuando, a juicio del médico, los beneficios terapéuticos excedan cualquier riesgo; se deberá considerar el uso de una monoterapia con algún agente antibacteriano eficaz. La sensibilidad bacteriana in vitro a los antibióticos varía geográficamente y a través del tiempo; al momento de seleccionar un tratamiento antibiótico, siempre se deberá considerar la situación local.

Infecciones urinarias: Tratamiento de infecciones urinarias agudas que no presentan complicaciones. En los episodios iniciales de las infecciones urinarias que no presentan complicaciones, se recomienda instituir una monoterapia con algún agente antibacteriano eficaz, en vez de un tratamiento de combinación.

Infecciones respiratorias: Tratamiento y prevención de la neumonía ocasionada por Pneumocystis jiroveci (P. carinii) (ver Posología y efectos colaterales).

Infecciones gastrointestinales: Los médicos deberán estar conscientes que, en el tratamiento de todos los pacientes con diarrea, la terapia de primera línea es el mantenimiento de una hidratación adecuada.

Tratamiento de shigelosis: En algunas partes del mundo, este régimen terapéutico podría ser menos eficaz debido a enfermedades ocasionadas por microorganismos resistentes.

Otras infecciones bacterianas ocasionadas por microorganismos sensibles: Existen varias infecciones bacterianas, ocasionadas por microorganismos sensibles, para las cuales podría ser adecuado instituir un tratamiento con SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM; en esas condiciones, el uso de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM deberá estar sustentado en la experiencia clínica y la información local de estudios realizados in vitro. SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en Infusión puede ser útil en el tratamiento de: septicemia, sepsis intraabdominal, meningitis, nocardiosis, profilaxis de la toxoplasmosis.

CONTRAINDICACIONES: SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión no deberá administrarse a pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a las sulfonamidas, trimetoprim, cotrimoxazol, furosemida, diuréticos tiazídicos, sulfonilureas, inhibidores de la anhidrasa carbónica o a cualquier excipiente de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM. SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión no deberá administrarse a bebés prematuros, ni a lactantes de término completo, en el periodo neonatal.

ADVERTENCIAS: SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM Solución inyectable para infusión I.V. sólo debería usarse durante el periodo en el que el paciente no puede recibir terapia por vía oral, cuando el inicio del tratamiento es particularmente urgente, o si el paciente ya está recibiendo fluidos por vía I.V. Si bien SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM Solución inyectable para infusión I.V. es útil en pacientes críticos, puede no tener ventaja sobre la presentación oral. Aunque en muy raras ocasiones, se han producido muertes ocasionadas por reacciones severas, incluyendo síndrome de Stevens-Johnson, síndrome de Lyell (necrosis epidérmica tóxica), necrosis hepática fulminante, agranulocitosis, anemia aplásica, otras discrasias sanguíneas e hipersensibilidad de las vías respiratorias. Se deberá suspender el tratamiento con SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en Infusión a la primera aparición de un exantema (ver Efectos colaterales). SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en Infusión contiene sulfito. Esto puede ocasionar reacciones alérgicas, como síntomas anafilácticos y episodios asmáticos potencialmente mortales o menos severos, en individuos sensibles. Es posible que se produzca una sobrecarga de líquidos, especialmente cuando se administren dosis muy altas a pacientes con enfermedades cardiopulmonares subyacentes. En todo momento, se deberá mantener una diuresis adecuada. Es raro que se presenten indicios de cristaluria in vivo, aunque se han observado cristales de sulfonamida en la orina refrigerada de pacientes tratados. En pacientes que padezcan hipoalbuminemia, el riesgo podría ser mayor. En aquellos pacientes que padezcan insuficiencia renal conocida, se deberán adoptar medidas especiales (ver Posología). Se deberá tener precaución al tratar a pacientes que padezcan deterioro hepático parenquimatoso severo, ya que se podrían producir cambios en el grado de absorción y metabolismo del TRIMETOPRIM y SULFAMETOXAZOL. Al tratar a pacientes de edad avanzada, siempre se recomienda tener cuidado especial debido a que, como grupo, son más susceptibles a experimentar efectos adversos, y es más probable que desarrollen efectos graves, particularmente cuando existen condiciones subyacentes, p. ej., insuficiencia renal y/o hepática y/o uso concomitante de otros fármacos. Cuando se administra SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM durante periodos prolongados, o a pacientes de edad avanzada o con deficiencia de folato, es recomendable que se practiquen hemogramas periódicos y mensuales, ya que existe la posibilidad de que se produzcan cambios asintomáticos en los índices hematológicos de laboratorio, debido a una falta de folato disponible. Estos cambios podrían revertirse al administrar ácido folínico (5 a 10 mg/día), sin interferir con la actividad antibacteriana. En pacientes que presenten deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G-6-FD), se podría producir hemólisis. SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM deberá administrarse con precaución a pacientes que padezcan alergia severa o asma bronquial. SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM no deberá utilizarse en el tratamiento de la faringitis estreptocócica ocasionada por estreptococos betahemolíticos del Grupo A; con SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM, la erradicación de estos microorganismos orofaríngeos es menos eficaz que con el uso de alguna penicilina. Se ha observado que el trimetoprim afecta el metabolismo de la fenilalanina, pero esto no es significativo en pacientes fenilcetonúricos que se encuentran bajo una restricción alimenticia adecuada. Se deberá evitar la administración de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM a pacientes que se encuentren en riesgo conocido o sospechoso de desarrollar porfiria aguda. Tanto el trimetoprim como las sulfonamidas (aunque no específicamente el sulfametoxazol) han sido asociados con exacerbaciones clínicas de porfiria. En aquellos pacientes que se encuentren en riesgo de desarrollar hiperpotasemia e hiponatremia, se deberán vigilar estrechamente las concentraciones séricas de potasio y sodio. Excepto cuando se utilice bajo supervisión cuidadosa, la combinación de TRIMETOPRIM-SULFAMETOXAZOL no deberá administrarse a pacientes con trastornos hematológicos graves (véase Efectos colaterales). La combinación de TRIMETOPRIM-SULFAMETOXAZOL ha sido administrada a pacientes bajo tratamiento citotóxico con escaso o nulo efecto adicional en la médula ósea o sangre periférica.


PRECAUCIONES:

Embarazo y lactancia: El TRIMETOPRIM y el SULFAMETOXAZOL atraviesan la placenta, pero aún no se establece su perfil de seguridad en el embarazo humano. El trimetoprim es un antagonista del folato y, en estudios realizados en animales, se ha demostrado que ambos fármacos ocasionan anormalidades fetales. Los estudios con control de casos han demostrado la posibilidad de que exista una asociación entre el grado de exposición a antagonistas de folato y el desarrollo de defectos congénitos en el ser humano. Por tanto, se debe evitar el uso de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM durante el embarazo, en especial durante el primer trimestre, a menos que el beneficio potencial para la madre exceda el riesgo para el feto; si se administra SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM durante el embarazo, se deberá considerar el uso de un complemento de folato. El sulfametoxazol compite con la bilirrubina por la fijación a la albúmina plasmática. Como en el recién nacido persisten significativos niveles de droga derivados de su madre durante varios días, es posible que exista un riesgo de precipitación o exacerbación de hiperbilirrubinemia neonatal, con un riesgo teórico asociado de encefalopatía bilirrubínica, cuando se administre SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM a la madre cerca del momento del parto. En especial, este riesgo teórico es pertinente en lactantes que se encuentren en mayor riesgo de desarrollar hiperbilirrubinemia, como los prematuros y los que presenten deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa. El SULFAMETOXAZOL y el TRIMETOPRIM se excretan en la leche materna. Se debe evitar la administración de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en los embarazos tardíos, así como en madres lactantes o en lactantes que estén o hayan estado en riesgo de desarrollar hiperbilirrubinemia. Además, se debe evitar la administración de SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en lactantes menores de 8 semanas de edad, en vista de la predisposición de los lactantes pequeños a la hiperbilirrubinemia.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Como SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM contiene una sulfonamida y trimetoprim, se espera que el tipo y la frecuencia de efectos adversos asociados con esos compuestos sean consistentes con la amplia experiencia histórica. Para determinar la frecuencia de los efectos adversos muy comunes a raros, se utilizó la información obtenida a partir de estudios clínicos realizados a gran escala que fueron publicados. Los efectos adversos muy raros se determinaron principalmente a partir de la información obtenida después de la comercialización, por lo cual se refieren a una tasa de notificaciones más que a una frecuencia “verdadera”. Además, los efectos adversos podrían variar en incidencia, de acuerdo a la indicación.

Se ha utilizado la siguiente convención para clasificar los efectos adversos en términos de frecuencia de incidencia:

Muy común: ??1/10.

Común: ??1/100 y <1/10.

No común: ??1/1000 y <1/100.

Raro: ??1/10000 y <1/1000.

Muy raro: <1/10000.

Infecciones e infestaciones:

Comunes: Proliferación de Candida.

Trastornos sanguíneos y del sistema linfático:

Muy raros: Leucopenia, neutropenia, trombocitopenia, agranulocitosis, anemia megaloblástica, anemia aplásica, anemia hemolítica, metahemoglobinemia, eosinofilia, púrpura, hemolisis en ciertos pacientes sensibles que presentan deficiencia de G-6-FD.

Trastornos del sistema inmunitario:

Muy raros: Enfermedad del suero, anafilaxia, miocarditis alérgica, angioedema, fiebre medicamentosa, vasculitis alérgica que se asemeja al púrpura de Henoch-Schoenlein, panarteritis nudosa, lupus eritematoso sistémico.

Trastornos metabólicos y nutricionales:

Muy común: Hiperpotasemia.

Muy raros: Hipoglucemia, hiponatriemia, anorexia.

Trastornos psiquiátricos:

Muy raros: Depresión, alucinaciones.

Trastornos del sistema nervioso:

Comunes: Cefalea.

Muy raros: Meningitis aséptica, convulsiones, neuritis periférica, ataxia, vértigo, acúfenos, mareos. La meningitis aséptica fue rápidamente reversible al suspender el tratamiento medicamentoso, pero en varios casos recurrió tras una nueva exposición al cotrimoxazol o al TRIMETOPRIM, administrado en monoterapia.

Trastornos vasculares:

Comunes: Tromboflebitis local en el sitio de inyección.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos:

Muy raros: Tos, disnea, infiltrados pulmonares. Los eventos de tos, disnea e infiltrados pulmonares podrían ser indicadores prematuros de hipersensibilidad respiratoria que, aunque en muy raras ocasiones, ha llegado a ser mortal.

Trastornos gastrointestinales:

Comunes: Náuseas, diarrea.

No común: Vómito.

Muy raros: Glositis, estomatitis, colitis seudomembranosa, pancreatitis.

Trastornos hepatobiliares:

Muy raros: Ictericia colestásica, necrosis hepática. En pacientes de alto riesgo, se han registrado cambios hepáticos, incluso la muerte. Los eventos de ictericia colestásica y necrosis hepática podrían ser mortales.

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo:

Comunes: Exantemas.

Muy raros: Fotosensibilidad, dermatitis exfoliativa, erupción medicamentosa fija, eritema multiforme, síndrome de Stevens - Johnson, síndrome de Lyell (necrosis epidérmica tóxica). El síndrome de Lyell se encuentra relacionado con una tasa elevada de mortalidad.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo:

Muy raros: Artralgia, mialgia.

Trastornos renales y urinarios:

Muy raros: Deterioro de la función renal (en ocasiones notificado como insuficiencia renal), nefritis intersticial. Efectos asociados con el tratamiento de la neumonía ocasionada por Pneumocystis jiroveci (P. carinii) (NPC).

Muy raros: Reacciones severas de hipersensibilidad, exantema, fiebre, neutropenia, trombocitopenia, aumento en las concentraciones de enzimas hepáticas, rabdomiolisis. Al administrar las dosis elevadas que se utilizan en el tratamiento de la NPC, se han notificado reacciones severas de hipersensibilidad que demandan la suspensión del tratamiento. Si el paciente presenta signos de depresión medular, deberá recibir un complemento de folinato de calcio (5 a 10 mg/día). En pacientes con NPC que son expuestos nuevamente a SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM, se han notificado reacciones severas de hipersensibilidad, en ocasiones después de un intervalo posológico de unos cuantos días. Se han reportado casos de rabdomiolisis en pacientes VIH positivos que reciben tratamiento o profilaxis con SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM de NPC. La administración concomitante de difenhidramina I.V. es capaz de permitir una infusión continua.

EFECTOS EN LA CAPACIDAD DE CONDUCIR Y OPERAR MAQUINARIA: No hay datos.

INCOMPATIBILIDADES: SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en infusión sólo debe mezclarse con los diluyentes recomendados (ver Instrucciones de uso/manejo). No se deberá mezclar otra sustancia con la infusión.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS: Aparentemente, los pacientes de edad avanzada que se encuentren recibiendo tratamiento concurrente con diuréticos, principalmente tiazidas, se encuentran en mayor riesgo de desarrollar trombocitopenia con o sin púrpura. Las notificaciones ocasionales sugieren que los pacientes que se encuentren bajo tratamiento profiláctico de la malaria con pirimetamina, a dosis superiores a 25 mg semanales, podrían desarrollar anemia megaloblástica si se prescribe SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM de manera concurrente. En algunas situaciones, el tratamiento concomitante con zidovudina podría aumentar el riesgo de desarrollar efectos adversos hematológicos a SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM. Si se requiere administrar un tratamiento concomitante, se deberá considerar la vigilancia de los parámetros hematológicos. La administración de 160 mg/800 mg de TRIMETOPRIM/SULFAMETOXAZOL (SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM) produce un aumento de 40% en el grado de exposición a la lamivudina, debido al componente trimetoprim. La lamivudina no produce efecto alguno en el perfil farmacocinético del trimetoprim o sulfametoxazol. Se ha demostrado que SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM potencia la actividad anticoagulante de la warfarina, a través de una inhibición estereoselectiva de su metabolismo. El sulfametoxazol es capaz de desplazar a la warfarina de los sitios de fijación a proteínas plasmáticas (albúminas) in vitro. Durante el tratamiento con SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM, se recomienda instituir un control cuidadoso de la terapia anticoagulante. SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM prolonga la vida media de la fenitoína. Por tanto, si este fármaco es administrado de manera concurrente, el médico prescriptor deberá estar alerta sobre un posible efecto excesivo de la fenitoína. Se recomienda instituir una vigilancia estrecha de la enfermedad del paciente y de las concentraciones séricas de fenitoína. No es común que se produzcan interacciones con agentes hipoglucemiantes, pertenecientes a la clase de las sulfonilureas, pero se han notificado potenciaciones. El uso concurrente de rifampicina y SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM da como resultado una disminución de la vida media del trimetoprim en el plasma, después de un periodo de aproximadamente una semana. No se cree que esto tenga significancia clínica. En pacientes tratados con SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM y ciclosporina, posterior a un trasplante de riñón se ha observado un deterioro reversible en la función renal. Cuando se administra trimetoprim de manera simultánea con fármacos formadores de cationes a un pH fisiológico, y que además son excretados parcialmente por secreción renal activa (p. ej., procainamida, amantadina), existe la posibilidad de que se produzca una inhibición competitiva de este proceso, la cual podría aumentar las concentraciones plasmáticas de 1 o ambos fármacos. Se ha demostrado que el uso concomitante de trimetoprim con digoxina aumenta las concentraciones plasmáticas de digoxina en una proporción de pacientes de edad avanzada. Se deberá tener precaución en los pacientes que se encuentren bajo tratamiento con cualquier otro fármaco que pudiera ocasionar hiperpotasemia. SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM es capaz de incrementar las concentraciones plasmáticas del metotrexato libre. Si se considera adecuado administrar un tratamiento con SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM en pacientes que se encuentren recibiendo otros fármacos antifolato, como el metotrexato, se deberá considerar la administración de un complemento de folato (ver Advertencias). Trimetoprim puede interferir con el metabolismo de ácido fólico y el sulfametoxazol puede causar kernicterus debido a la inmadurez de los sistemas enzimáticos del recién nacido. No se debe usar durante la lactancia.

Interacciones con pruebas de laboratorio: El trimetoprim es capaz de interferir en la estimación de las concentraciones séricas/plasmáticas de creatinina, cuando se utiliza la reacción de picrato alcalino. Esto puede ocasionar una sobreestimación del orden de 10%. La inhibición funcional de la secreción tubular renal de creatinina es capaz de producir un descenso falso en la velocidad estimada de depuración de creatinina. El trimetoprim interfiere en los análisis de metotrexato sérico, cuando se utiliza dihidrofolato reductasa de Lactobacillus casei en los mismos. No se produce interferencia alguna si se utiliza un análisis radioinmunitario para cuantificar las concentraciones de metotrexato. SULFAMETOXAZOL + TRIMETOPRIM es capaz de afectar los resultados de las pruebas de la función tiroidea, pero es probable que esto tenga escasa o nula significancia clínica.

SOBREDOSIFICACIÓN: Se desconoce la dosis máxima tolerada en los seres humanos. Las náuseas, el vómito, los mareos y la confusión son signos/síntomas probables de una sobredosificación. En casos de sobredosificación aguda con trimetoprim, se ha notificado depresión medular. Si la diuresis es baja, se recomienda administrar líquidos, de acuerdo al estado de la función renal del paciente. En caso de una sobredosificación conocida, sospechosa o accidental, suspenda el tratamiento. La acidificación de la orina aumentará la velocidad de eliminación del trimetoprim. Una diuresis inducida, adicionada a la alcalinización de la orina, aumentará la velocidad de eliminación del sulfametoxazol. La alcalinización reducirá la velocidad de eliminación del trimetoprim. La administración de folinato de calcio (5 a 10 mg/día) revertirá cualquier efecto de deficiencia de folato que pudiera producir el trimetoprim en la médula ósea. Se recomienda instituir medidas complementarias generales. Tanto el trimetoprim como el sulfametoxazol activo son dializables por hemodiálisis.

La diálisis peritoneal no es eficaz.

PRESENTACIÓN: Solución inyectable por (80 mg + 400 mg)/5 mL.

VITALIS S. A. C. I.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese en lugar fresco y seco a temperatura inferior a 30 °C. Protéjase del calor y la luz.